Gestión del tiempo en la restauración y el pago con QR

horeca challenge (1)

¿Por qué los camareros sienten que no tienen tiempo? 

Uno de los problemas más frecuentes en los restaurantes es la sensación de falta de tiempo del personal. El camarero tiene un listado de tareas infinito: recepcionar a los clientes, preparar y servir alimentos y bebidas, atender al cliente, tomar los pedidos, recomendar los mejores platos, gestionar reservas, atender proveedores, ordenar la sala y terraza, cobrar a los clientes, limpieza del establecimiento entre muchos otros. Por eso que la gestión del tiempo en la restauración es clave para agilizar las tareas.

Muchas de estas tareas aportan un valor extra al comensal y generan valor. Por ejemplo, la atención personalizada al cliente, la recomendación de los mejores platos o una preparación de la mesa. Por el contrario, el momento del cobro no aporta ningún valor extra y puede ser un punto de inflexión en la experiencia del cliente si el tiempo de espera se dilata más de lo normal. De media, la espera puede oscilar entre 10 y 15 minutos. El pago en grupos puede causar estrés en el camarero dividiendo la cuenta y cobrando uno por uno de forma personalizada.

¿Existen alternativas para mejorar la gestión del tiempo?

La respuesta es contundente, sí. 

Existe una larga lista de innovaciones tecnológicas para ayudar al sector a mejorar la rentabilidad y eficiencia de los comensales. Una de las novedades más destacadas es el uso del QR. Esta solución supone un beneficio tanto para comensales, establecimiento y camareros. 

El uso del QR se ha expandido y acelerado tras la pandemia. El cliente se ha acostumbrado a escanear este elemento para consultar el menú, y ahora entra con fuerza la solución de pago .
La introducción de este nuevo sistema es un gran avance para la eficiencia del restaurante, la rentabilidad, la sostenibilidad, la satisfacción del camarero y del comensal. 

¿Por qué es una gran ventaja usar QR en restauración?

Son muchas las razones por las que utilizar el código QR en el sector de la restauración aporta un gran número de beneficios en tres niveles.

En cuanto a los comensales, pueden visualizar la carta y la cuenta, pudiendo así decidir qué comer y cuándo pagar. De esta manera, el QR agiliza el proceso de decisión y de realización del pago. Esto se traduce en una mejora de la experiencia que llevaría a los comensales a querer repetirla. 

Por otro lado, los camareros suelen llevar un ritmo muy alto durante los turnos de trabajo, lo que el uso del código QR les libera y les permite centrarse más en la atención al cliente y ofrecer un mejor servicio. De esta manera consiguen los restaurantes que aumente el ticket medio.

También, a través del pago digitalizado se reduce el margen de error en los pagos. Además de conocer más a sus clientes gracias a la recopilación de datos que les permitirá crecer su negocio.

Leer más artículos

Contacto